Un país para todos

Tomar “tiempo de descanso respecto a acuerdos comerciales”: no hay base para renovar las negociaciones de Doha junio 9, 2008

Filed under: Cooperación técnica internacional — unpaisparatodos @ 3:15 pm

Los negociadores continúan trabajando desesperadamente para lograr un avance significativo en la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Su objetivo es obtener un acuerdo para fines de 2008. Los países en vías de desarrollo deberían postergar esta ronda moribunda hasta que los países ricos puedan acordar un nuevo marco que esté a la altura de la promesa de Doha de ser una “ronda de desarrollo” que favorece a los países más pobres.

Los negociadores continúan trabajando desesperadamente para lograr un avance significativo en la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Su objetivo es obtener un acuerdo para fines de 2008. Los países en vías de desarrollo deberían postergar esta ronda moribunda hasta que los países ricos puedan acordar un nuevo marco que esté a la altura de la promesa de Doha de ser una “ronda de desarrollo” que favorece a los países más pobres.

Mientras los líderes de los países ricos intentan reunir a los negociadores en pos de otra fecha límite “que defina el éxito o el fracaso” de lo que se ha transformado en el más inminente acuerdo de la historia, los negociadores de los países en vías de desarrollo deberían recordar por qué las propuestas que están sobre el tapete deberían ser rediseñadas. En este artículo examinamos las proyecciones económicas realizadas por el Banco Mundial y otras instituciones, mostrando cuán limitadas son las ganancias para la mayor parte de los países en vías de desarrollo y cuán altos podrían ser los costos ocultos de un acuerdo. Con ganancias proyectadas de menos de 0.2 %, una reducción de la pobreza de tan solo 2.5 millones de personas (menos del 1 %), pérdidas arancelarias de al menos $ 63 mil millones, y disminuciones proyectadas en el valor relativo de las exportaciones, los países en vías de desarrollo tienen poco que ganar apurándose por terminar Doha.

Dada la proliferación de una retórica grandilocuente en torno a Doha y la reducción de la pobreza, se puede entender que el público piense que este acuerdo trata íntegramente sobre la pobreza y el desarrollo. El Banco Mundial realizó un modelo que estima las ganancias de un “probable” acuerdo de Doha. En este escenario (que es más ambicioso que las propuestas que están ahora sobre el tapete), las ganancias globales proyectadas para el 2015 son de solo $ 96 mil millones, quedando apenas $ 16 mil millones para el mundo en vías de desarrollo. Otras proyecciones de Doha plantean diferentes estimaciones, pero todas están en el mismo orden de magnitud.

De los beneficios proyectados para los países en vías de desarrollo, tan solo unos pocos países reciben la mayoría de las ganancias. De acuerdo con el Banco Mundial, se espera que la mitad de todos los beneficios destinados a los países en vías de desarrollo fluya apenas hacia ocho países: Argentina, Brasil (que espera recibir el 23 por ciento de los beneficios orientados a países en desarrollo), China, India, Méjico, Tailandia, Turquía y Vietnam.

Algunos investigadores han argumentado que estos números están subestimados, en parte porque no incluyen la liberalización del comercio de servicios. Pero un modelo anterior del Banco sugiere que esto agregaría muy poco a los países en vías de desarrollo. El “escenario probable” en estos modelos de liberalización parcial –reducción del 50 por ciento en barreras al comercio de servicios- proyecta ganancias de solo $ 6.9 mil millones para el mundo en vías de desarrollo, obteniendo los países ricos el 71 por ciento de los beneficios totales. Sumando la liberalización del comercio de bienes y de servicios juntos, los beneficios proyectados para los países en vías de desarrollo alcanzan los $ 28 mil millones dentro de un escenario posible de Doha.

Mientras que las ganancias proyectadas son menores que las anunciadas, las pérdidas están mayormente ocultas en los modelos construidos; ellas son considerables.

El total de pérdidas arancelarias para los países en desarrollo en el tema “acceso al mercado no agrícola” –o productos manufacturados- de las negociaciones podría ser de $ 63.4 mil millones o casi cuatro veces el nivel de beneficios. Para muchos países en vías de desarrollo rebajar las tarifas drásticamente no solo restringirá su habilidad para fomentar nuevas industrias de modo que puedan integrarse en la economía mundial, sino que también limitará los fondos gubernamentales para apoyar industrias tan incipientes y conservar programas sociales para los pobres. En la mayoría de países en desarrollo los aranceles representan más de un cuarto de sus ingresos por impuestos. Para naciones más pequeñas con poca diversificación en sus economías, los ingresos arancelarios constituyen el núcleo central del presupuesto estatal. De acuerdo con el South Centre con base en Ginebra, las tarifas conforman más del 40 por ciento de todas las rentas tributarias en la República Dominicana, Guinea, Madagascar, Sierra Leona, Suazilandia y Uganda.

Un posible acuerdo también contribuirá a deteriorar los términos de intercambio de los países en desarrollo; esto es, la relación entre los precios de exportación y los de importación. Esta medida es considerada como un crucial indicador del grado en que un país en desarrollo está subiendo la cadena de valor en la economía global, alejándose de la producción primaria y adentrándose en actividades manufactureras o basadas en el conocimiento. Desde la Primera Guerra Mundial muchos países en desarrollo vieron empeorar sus términos de intercambio. El deterioro de los términos de intercambio puede acentuar los problemas de balance de pagos y hace que la diversificación del perfil exportador hacia otros productos sea aún más urgente.

Dentro de un probable acuerdo los precios mundiales de los productos agrícolas aumentan y los precios de manufacturas disminuyen levemente o no cambian. De acuerdo con el Carnegie Endowment for International Peace, estos cambios en los precios inciden negativamente en los términos de intercambio de los países en vías de desarrollo. El informe explica que para muchos países el aumento en los precios mundiales de alimentos importados y bienes agrícolas es contrarrestado con una disminución en los precios mundiales de sus exportaciones de manufacturas livianas, como por ejemplo vestimenta. Esto en parte explica las pérdidas de bienestar en países como Bangladesh, Africa del Este y el resto de África Sub-Sahariana.

Para diversificar, los países en desarrollo a menudo observan lo que ocurrió en las economías de Estados Unidos y Europa, y más recientemente, de Corea del Sur y China. Estos países se diversificaron más allá de los productos primarios y las manufacturas livianas mientras abrían lentamente sus economías. Se fueron acercando al mercado mundial estratégicamente, protegiendo sus industrias exportadoras más importantes de manera de fortalecerlas para que pudiesen competir en los mercados internacionales.

El productor de computadoras chino, Lenovo, provee un buen ejemplo. La compañía fue creada por el gobierno y protegida durante años; hace poco compró la división de PC de IBM y es ahora líder mundial en electrónica de alta tecnología. Acer Computer de Taiwán y Hyundai y Kia Motors de Corea del Sur siguieron similares caminos de desarrollo de largo alcance.

Más recortes en aranceles de manufacturas y regulación de servicios en los países en desarrollo, los cuales están bajo consideración en las actuales propuestas de Doha, van a hacer más difícil que estos países puedan reproducir esos esfuerzos. Esta pérdida del así llamado “espacio de políticas” es la razón por la cual muchos países en vías de desarrollo consideran a las actuales propuestas de los países ricos como el equivalentes a decir: “hagan lo que digo, no lo que hago”.

Un nuevo enfoque

La pobreza de las negociaciones actuales sugiere que es el momento oportuno para tomarse “un tiempo de descanso” en los acuerdos sobre comercio. Durante este respiro los países desarrollados deberían demostrar su compromiso por hacer al sistema de comercio internacional más favorable para el desarrollo. Lo que sigue son cuatro pasos que persiguen este fin.

1.Implementar resoluciones anteriores de la OMC. Los Estados Unidos y Europa deberían ponerse de acuerdo para honrar los fallos de la OMC que consideraron que los subsidios al algodón y el azúcar violaban reglas comerciales existentes bajo el acuerdo anterior. Esto daría un espaldarazo tangible a los agricultores del oeste de Africa y de América Latina y enviaría una fuerte señal a los países en desarrollo de que las naciones desarrolladas están dispuestas a honrar las reglas de la OMC.

2.Encarar cuestiones relativas a materias primas. Los países ricos deberían tomar seriamente la propuesta realizada por muchas naciones africanas para contener a las empresas globales que exigen precios injustos por insumos agrícolas extrayendo miles de millones de las ganancias de lo producido. En este sentido las naciones africanas hicieron numerosas propuestas durante la ronda, en particular para establecer proyectos internacionales que puedan administrar la oferta de modo de levantar los precios y poner freno al comportamiento oligopólico de grandes firmas extranjeras de materias primas. Si la Ronda de Doha busca fomentar el desarrollo, tales propuestas deberían ocupar el centro de la discusión.

3.Reconocer un compromiso con un trato especial y diferenciado. Los negociadores deberían reconocer el principio de Doha del “trato especial y diferenciado” hacia las naciones más pobres. Las naciones desarrolladas deberían desestimar leyes de patentamiento que impiden a las naciones más pobres producir drogas genéricas más baratas. También deberían autorizar a estas naciones a eximir de desregulación a alimentos básicos de sus economías locales, tales como el maíz, el arroz y el trigo, como parte del compromiso asumido de Doha de proteger “Productos Especiales” importantes para el desarrollo rural, la seguridad alimenticia y el sustento rural.

4.Compensar las pérdidas tarifarias y los costos del ajuste. Instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial deberían intervenir y ayudar a las naciones en desarrollo a cubrir los costos del ajuste, tales como las pérdidas tarifarias y la recalificación laboral hasta que puedan establecerse políticas apropiadas. El Mecanismo de Integración Comercial (Trade Integration Mechanism) del FMI ya funciona para tales fines, pero deja poco espacio para incorporar costos de ajuste y el Fondo es a menudo criticado por agregar reformas adicionales a las políticas de ajuste.

Kevin P. Gallagher y Timothy A. Wise
Junio, 2008
© copyright Opinión Sur

 

2 Responses to “Tomar “tiempo de descanso respecto a acuerdos comerciales”: no hay base para renovar las negociaciones de Doha”

  1. Jose Luis Cordeu Says:

    Me parece un artículo muy lúcido. Los países desarrollados que gastan mil millones de doares por dia en subsidiar sus agriculturas harían bien en dedicar recursos para compensar a los PED por las pérididas que sufriran de llegarse a un acuerdo en la Ronda del DESARROLLO de Doha. En septiembre de 2007 un diario de prestigio en EEUU calculaba que el costo de la guerra en Irak para EEUU ascendía a los 2.4 trillones de dolares Sin meterme a juzgar esa guerra aqui, aunque la mayoria de los americanos la rechazan, quiero solo señalar que cuando los recursos se necestian se consiguen y miren a EEUU que ni siquiera para sus cuotas de NNUU no hablemos de cumplir con la meta del 1% del PIB para asistencia a los PED.
    Dios mio que mundo egoista y violento que nos toca vivir!!

  2. Jose Luis Cordeu Says:

    Segundo comentarioi:

    A la luz de lo hablado anteanoche 9 de julio 2008 con nuestro guru Roberto Mizrahi de hacer un blog sobre negociaciones comerciales multilaterales creo que los autores de este artículo debería participara si o si en este emprendimiento. Me gustaría saber como contactarme con ellos, Es decir tener el email de ellos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s