Un país para todos

El impacto de la concentración en la crisis mayo 26, 2009

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 4:35 pm

Un primer impacto es que la concentración conduce a la segmentación de la demanda. Los sectores favorecidos, ya cubiertas sus necesidades básicas, desarrollan una demanda conspicua. Esta demanda envía señales al aparato productivo para que produzca esos bienes y servicios, con lo que se asigna en forma ineficiente el ahorro nacional al tiempo que se generan intereses comprometidos con ese patrón de consumo y de concentración. A su lado coexisten sectores de bajos ingresos que no logran satisfacer sus necesidades básicas y representan una demanda muy disminuída. Por su parte los sectores medios cubren sus necesidades básicas y, cuando les quedan saldos disponibles, en general reproducen inducidos por la publicidad buena parte del patrón de consumo superfluo.

Los sectores beneficiados por el proceso concentrador acumulan enormes excedentes financieros que requieren ser reciclados. El sistema financiero crea sofisticados productos para absorberlos en colocaciones cada vez más alejadas de la economía real. Para captar esos recursos los operadores financieros compiten en tasas de retorno ponderadas por el riesgo inherente a cada transacción. Los mayores retornos se logran con audaces ingenierías financieras y cierto encubrimiento de los riesgos implícitos, como ocurrió con los prestamos hipotecarios “subprime” y las tarjetas de crédito.

Frente a estos desajustes una solución orgánica para mantener el crecimiento es abatir la concentración amplíando el mercado consumidor y generando nuevas oportunidades de inversión en la economía real. Sin embargo no se escoge esta ruta sino que se procura seguir funcionando sin alterar la concentración: en lugar de ampliar ingresos genuinos se provee financiamiento. Después de algunos ciclos crediticios en los que las deudas de los consumidores crecen a tasas mayores que sus ingresos, se desemboca inevitablemente en una situación de sobre-endeudamiento que, asociada con el reciclado financiero de los recursos excedentarios, termina cebando una bomba especulativa que desemboca en una destructora y penosa explosión.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2008
http://www.opinionsur.org.ar

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s