Un país para todos

Concentración del ingreso y crisis junio 9, 2009

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 2:03 pm

La concentración de los ingresos es uno de los factores estructurales que contribuyeron a generar la presente crisis. Entre muchos otros efectos produce una segmentación de la demanda posibilitando que coexistan sectores afluentes de consumo conspicuo, sectores populares que apenas si cubren sus necesidades básicas y sectores medios que, cuando disponen de excedentes, reproducen a su nivel los patrones prevalecientes de consumo superfluo.

¿Cómo influye sobre el funcionamiento económico esta segmentación de la demanda generada por una estructura económica desigual? De varias formas; algunas económicas y otras socio-políticas. Por de pronto, el consumo superfluo de los sectores afluentes y algunos sectores medios genera un segmento del aparato productivo dedicado a producir los bienes superfluos. Esto consagra una cierta asignación socialmente subóptima de los recursos disponibles y, al mismo tiempo, da lugar a la aparición de actores económicos (las empresas proveedoras de bienes superfluos) interesados en mantener ese tipo de consumo conspicuo y la estructura desigual que lo origina y sostiene.

Para viabilizar su crecimiento la oferta de bienes y servicios necesita ser acompañada por una demanda que vaya expandiéndose a un ritmo semejante. La concentración del ingreso quiebra ese balance ya que el consumo conspicuo de los sectores afluentes no alcanza para absorber todos los bienes y servicios que el aparato productivo puede producir. De no existir una intervención exógena al sistema económico que encare esa brecha, la demanda tenderá a quedar rezagada.

¿Cómo reacciona el sistema para ajustar un desbalance que puede comprometer su expansión? Una fórmula –crecimiento orgánico- es aumentar los ingresos de sectores medios y populares de modo que puedan absorber con recursos genuinos la oferta del aparato productivo. Si esto se logra, a nivel agregado la oferta y la demanda crecerán orgánicamente. Medidas sustitutas que no apunten a transformar este rasgo estructural y sus efectos sobre el funcionamiento económico sólo posponen dolorosos desenlaces.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2009
http://www.opinionsur.org.ar

 

La sociedad desconcertada

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 1:58 pm

La aceleración contemporánea y las rápidas transformaciones que se suceden afectan a todas las capas sociales (aunque muy particularmente a jóvenes y a sectores indigentes) generando una sociedad cada vez más desconcertada. Prima una mirada azorada sobre sus problemas y desafíos, con la contracara de una baja reacción para encontrar soluciones; lo cual desemboca en mayor ansiedad, desorientación y alienación que se expresan de muchas formas, incluyendo adicciones (alcoholismo, drogadicción, juegos de azar, consumismo), focos de nihilismo, intolerancia, agresividad, violencia social y doméstica.

Una sociedad desconcertada contribuye a sostener la dinámica que conduce a la crisis ya que conlleva debilidad para comprender, resistir y ajustar conductas. Permite la manipulación de voluntades y el desarrollo de una cultura del temor que, cuando estalla una crisis, se transforma facilmente en pánico que magnifica enormemente el impacto de la crisis.

Frente a esto cabe un trabajo permanente de esclarecimiento, de comprensión de dinámicas complejas, de identificación de mejores opciones, de refuerzo de la propia confianza y la resiliencia, de motivación para encarar y superar dificultades. Son acciones orientadas a elevar la conciencia individual y grupal, a fortalecer valores de larga data adaptados a la presente fase histórica de la humanidad.

Ninguna poción mágica resolverá el desconcierto; tampoco iluminado alguno. Ayudará en cambio el esfuerzo cotidiano del sector público, el privado y las organizaciones de la sociedad civil por asociar reflexión, pensamiento estratégico y acción transformadora.en todos los frentes de nuestra vida social y política. Estamos en un histórico punto de inflexión del desarrollo global pero el rumbo que en definitiva primará se está aún definiendo; el metal está caliente listo para ser moldeado.Todos debiéramos poder aportar a ese crítico esfuerzo.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2009
http://www.opinionsur.org.ar

 

Desfasaje entre fuerzas económicas globales y gestión nacional

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 1:56 pm

El estallido de la crisis internacional encontró un mundo donde las fuerzas económicas son de envergadura global mientras que la gestión política sigue siendo de alcance nacional. Se produjo un quiebre o desfasaje entre el desarrollo económico internacional y la gestión pública internacional. Esto quedó claramente expresado en los primeros momentos de la crisis global: la reacción inicial fue descoordinada y cada país intentó salvarse por su cuenta. Muy pronto se tomó conciencia que no era una simple economía nacional la que entraba en crisis sino el conjunto de las economías centrales, con muy posibles rebotes sobre el resto del mundo en desarrollo. En ausencia de una instancia global de gobierno y ante el fenomenal desborde, fue necesario coordinar las respuestas entre los propios países.

El hecho que existan problemas globales pero no un gobierno global, agrega una severa restricción para enfrentar la crisis y corregir las dinámicas que la generan. Lleva a reflexionar sobre los cambios institucionales que deberían encararse.

Lo que se impone es diseñar una transición hacia un orden internacional que deje atrás las desigualdades extremas y cuente con instituciones globales de gobierno debidamnte articuladas con la gestión de los gobiernos nacionales. Sería un proceso equivalente a lo que ocurrió cuando, lejos en el pasado, se conformaron los gobiernos nacionales y las ciudades-estado y otras jurisdicciones locales tuvieron que acomodarse a las nuevas circunstancias.

Esta transición no es sencilla ya que requiere conciliar un gran número de intereses. Hay temas muy difíciles como preservar la diversidad de identidades y nacionalidades y la distribución de funciones entre los niveles local, nacional y global. Se trata de encarar problemas globales sin recortar la jurisdicción necesaria para encarar con efectividad problemas y aspiraciones nacionales o locales. Desafío complejo y controversial por la interacción que existe entre niveles que, en ocasiones, torna borrosos los límites de lo que es global, nacional y local.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2009
http://www.opinionsur.org.ar