Un país para todos

De enemigos a adversarios julio 21, 2009

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 3:58 pm

Ocurre que mía es la verdad; toda ella, siempre; procuro imponerla y, si no es posible, descarto otras verdades y me resisto a colaborar. Me frusta y genera rencor quienes no aceptan mi verdad. Esta actitud provoca serios daños que se agigantan cuando entran en colisión varias personas igualmente convencidas de poseer toda la verdad. En ese cruce de egos e intereses es más sencillo reconocer las conductas destructivas de los demás que las propias.

Ocurre que tenemos una inagotable habilidad para negar que actuamos sesgados por nuestros intereses y que somos capaces de justificar lo que sea con tal de arrogarnos la razón. El choque de verdades absolutas nos es legado por enfrentamientos ancestrales que cargan a cada generación con viejos odios, recelos y prejuicios. Pero también es cierto que agregamos lo nuestro a esos desencuentros con antagonismos de nuevo cuño que, muchas veces, provienen de no saber distinguir entre enemigos y adversarios.

¿En qué se distingue un enemigo de un adversario? Enemigo es aquel que busca mi destrucción o sumisión. Adversario es aquel que, luchando por sus propios intereses (materiales, emocionales, religiosos, ideológicos), lo hace sin intentar destruirme o someterme, no crece ni se desarrolla a expensas de mi propia realización. Si bien hay casos donde esta distinción se torna borrosa, hay muchos otros donde está claro quiénes son adversarios y quiénes enemigos.

No estamos frente a una simple disquisición académica. Si supiésemos distinguir unos de otros podríamos tomar conciencia de cuántos supuestos enemigos en verdad son tan sólo adversarios y, por ende, de los errores e injusticias que estamos cometiendo y de las oportunidades de construir en conjunto que hemos dilapidado.

Siendo que valores, intereses y actitudes constituyen el basamento de nuestra conducta, es posible apoyarse en la experiencia y en un buen entrenamiento para distinguir como enemigos a los que realmente lo son y rescatar como adversarios legítimos y respetables a tantos otros que creímos y tratamos como enemigos cuando nunca lo fueron o ya no lo son.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2009
http://www.opinionsur.org.ar

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s