Un país para todos

El peso de nuestras mochilas julio 21, 2009

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 4:06 pm

En el proceso productivo no somos seres sólo guiados por una lógica económica; cargamos en nuestras mochilas necesidades, intereses, valores y emociones.

El bienestar se asocia con la satisfacción de necesidades que son muchas y diversas; unas básicas como alimentarse, cobijarse, comunicarse, disponer de seguridad, otras esenciales a la condición humana como superar el desamparo, disponer de afectos, obtener reconocimiento, asegurarse dignidad, y varias superfluas. Estas necesidades varían por sector social, región, grupo etario, género, además de evolucionar con el tiempo, lo que hace deslizar permanentemente nuestras expectativas.

Nuestros intereses evolucionan con los afanes que movilizan a los seres humanos. Los diversos intereses pugnan por prevalecer o sobrevivir; se expresan y canalizan a través de un extenso conjunto de instituciones y regulaciones que es el resultado de acuerdos y de imposiciones que van decantando a través de la historia. Cuando las instituciones no logran amalgamar intereses, las pugnas se desbordan en confrontaciones que se dirimen por medios no institucionalizados.

Los valores son principios y normas heredadas o adquiridas. Cada quien tiende a creer que sus valores son universales pero hay millones de portadores de valores. Y si bien hay algunos valores asociados a los derechos humanos que son ampliamente aceptados, su interpretación y aplicación difieren de lugar en lugar, de situación en situación. Esto no niega el crítico rol que juegan los valores como complemento y moderación de los intereses particulares alejándonos de la ley de la jungla y del sálvese quien pueda, pero alerta sobre la manipulación que son objeto para contrabandear intereses que no podrían defenderse en campo abierto.

Pero también venimos ancestralmente agitados por emociones que pueden ayudar o perjudicar la marcha. Las emociones contribuyen a fortalecer nuestra motivación y movilización pero pueden también turbar y confundir el pensamiento; agregan vibración y exaltan el valor de lo propio, por lo que vale custodiar que no perjudiquen el proceso de fijar rumbos y de asegurar viabilidad a la marcha.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2009
http://www.opinionsur.org.ar

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s