Un país para todos

Ajuste para transformar, no restaurar junio 21, 2011

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 6:29 pm

Vale reconocer que carece de sentido cambiar arbitrariamente las instituciones vigentes que expresan y velan por la aplicación de reglas de juego ordenadoras de la vida social a nivel local, nacional o global: ellas fijan premios y castigos, cómo se distribuyen los resultados, qué diferencias de niveles de vida son socialmente aceptables, grados y niveles de participación en las decisiones, uso de la fuerza pública, entre muchas otras. Sin embargo, hay momentos en la evolución de las naciones en los que las instituciones imperantes no logran encauzar constructivamente la potencia social que se ha ido desarrollando y tampoco son capaces de seguir represándola. En estos puntos de inflexión, que se presentan de tiempo en tiempo, se juegan los rumbos que como sociedades escogemos para nuestro futuro; comprendiendo que hay ciertas restricciones y condicionantes imposibles de ignorar pero también que, en esos espacios, es posible ejercer grados mayores o menores de determinación, creatividad e innovación para moldear otras formas más justas, eficaces y responsables de funcionar.

Es por ahí que se debiera desplegar en esta coyuntura europea y global nuestra libre elección condicionada, en lugar de seguir como manada un rumbo y una forma de funcionar que empobrece la naturaleza, genera violencia y nos daña física y espiritualmente. La situación por la que atraviesan los países europeos es problemática y requiere ser encarada. Es necesario ajustar el rumbo; pero optando por un ajuste transformador y no un ajuste que restaure la misma dinámica que condujo a la crisis. Hay muchos matices y especificidades que no pueden ignorarse; un fundamentalismo no se supera con otro. Pero hay una gran divisoria de aguas desde la cual partir hacia lo específico: dar paso a transformaciones que permitan canalizar constructivamente la tremenda energía social represada, o reforzar aun más las defensas para contener esa energía e impedir que se desborde, algo por demás improbable. Restaurar modelos que pudieron imponerse en muy diferentes circunstancias sociales y tecnológicas no es ya viable y tan sólo logra agigantar tensiones que, tarde o temprano, terminan generando graves erupciones.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2011
http://www.opiniónsur.org.ar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s