Un país para todos

Concentración y crisis septiembre 20, 2011

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 2:48 pm

El proceso de concentración consagra la preeminencia de una minoría cada vez más afluente y la subordinación de amplias mayorías rezagadas en ingresos y capacidad de producción. Esto provoca serias distorsiones económicas y sociales.

Por de pronto la concentración segmenta la demanda: grandes mayorías no logran cubrir sus necesidades básicas mientras que los sectores favorecidos adoptan un patrón de consumo superfluo. Los intereses de las empresas abastecedoras quedan así asociados al mantenimiento de ese tipo de consumo conspicuo y del proceso de concentración que lo sustenta.

La concentración genera una brecha entre un sistema productivo que busca siempre expandirse y una demanda que por insuficiencia de ingresos no logra absorber todo lo que se produce. Esa brecha es encarada no mejorando los ingresos genuinos (implicaría afectar el proceso de concentración) sino facilitando financiamiento a quienes no disponen de suficiente capacidad de compra. Al prestar a sectores de ingresos medios y bajos se tonifica la demanda que suple con ese financiamiento la falta de suficientes ingresos genuinos. El crédito es un poderoso instrumento que facilita el funcionamiento económico siempre y cuando no se sobrepase la capacidad de pago de quienes lo contraen. Pero si no se altera el proceso de concentración, aquella brecha entre oferta y demanda efectiva tenderá a reproducirse y la necesidad de financiamiento se tornará permanente comprometiendo la capacidad de pago de las familias endeudadas.

La situación queda así expuesta para que, ante cualquier circunstancia detonante, estalle una inmensa burbuja financiera. Cuando la reacción en cadena adquiere envergadura sistémica ya no cabe explicar lo que sucede tan sólo por una mala o delictiva gestión de ciertos operadores financieros. La responsabilidad de esa gestión, acostumbrada a la impunidad y signada por la avaricia, es haber provocado el estallido pero fue la dinámica concentradora, que no se quiso o pudo transformar, la que generó brechas y distorsiones que llevaron hacia la crisis. Estas situaciones fueron luego agravadas con la adopción de inefectivos pero muy gravosos “salvatajes”.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2011
http://www.opinionsur.org.ar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s