Un país para todos

Representatividad cuestionada en el mundo octubre 13, 2011

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 5:06 pm

En una democracia representativa quienes gobiernan lo hacen en nombre y a cuenta de los intereses, las necesidades y las emociones de quienes los eligen. Sin embargo, uno de los más críticos y frecuentes desafíos que enfrentan las democracias contemporáneas es que los representantes terminan no representando apropiadamente a sus electores: no se respeta el rumbo y las prioridades escogidas por los representados, comprometiendo con ese desvío del mandato solicitado el sustento político de los gobiernos. Esta brecha de representatividad puede tener varias explicaciones.

La más benévola es que ciertos gobiernos no saben comunicarse adecuadamente con su base poblacional, lo que hace que sectores que están siendo servidos y tenidos en cuenta al tomar las decisiones estratégicas no perciban esa afinidad en el plano de los hechos. Si este fuera el caso, las soluciones serían relativamente sencillas y pasarían por mejorar canales y contenidos comunicacionales. Lamentablemente hay muchos casos donde no es ese el problema sino que los representantes lisa y llanamente no nos representan. Peor aun, en varios casos de representatividad cuestionada se utiliza la comunicación y la publicidad para procurar que los representados perciban lo menos posible que no se gobierna defendiendo sus intereses, necesidades y emociones.

Puede decirse que la forma como se percibe la calidad representativa está mediatizada por una suerte de velo comunicacional: en ocasiones ese velo impide reconocer una plena y auténtica representatividad de quienes nos representan y, en otras, posibilita que quienes terminan no representándonos nos hagan creer que sí lo están haciendo. Está claro que entre esos extremos –plena y ninguna representatividad- existe toda una gama de grados de representatividad que es lo que ocurre con mayor frecuencia.

Se supone que en una democracia los distintos intereses son considerados sin otorgarles privilegios ni prebendas, pero quienes disponen de mayor poder imponen sus intereses por sobre los de los demás. Es que existen trampas en las democracias representativas que son muy difíciles de encarar.

.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2011
http://www.opinionsur.org.ar

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s