Un país para todos

Qué crecimiento y qué austeridad, de eso se trata octubre 28, 2013

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 10:47 pm
Tags: , ,

Desde que estalló la crisis los países afluentes han impuesto falsas opciones. Primero fue salvar en los Estados Unidos a las grandes entidades financieras en problemas con recursos públicos, o dejar colapsar el mundo, como había sucedido allá por 1930. Después, al extenderse la crisis sobre Europa, la opción era cortar los déficits fiscales y el sobre endeudamiento soberano imponiendo ajustes salvajes que castigaban a las grandes mayorías, o el colapso barrería con la Unión Europea y el euro. Cuando ya resulta imposible sostener esa marcha, la opción se presenta ahora entre “la” austeridad y “el” crecimiento como si hubiese un solo tipo de crecimiento y de austeridad. ¿En cuál de las opciones se considera que hay que transformar la forma de funcionar que genera inestabilidad sistémica, desigualdades sociales, destrucción del medio ambiente, consumismo irresponsable, atentados contra la cohesión social y la gobernabilidad democrática, que es en definitiva lo que condujo a la crisis?

En la última reunión del G-20 la pugna de intereses y perspectivas se focalizó en esa nueva dicotomía. Pero, ¡alerta!; la invocación del G-20 a actuar con extrema urgencia porque el caos, una vez más, está a la vuelta de la esquina, permite pasar por alto dos críticas cuestiones que no fueron abordadas: qué tipo de austeridad en verdad es la que se nos ha impuesto y qué tipo de crecimiento es el que se está proponiendo.

Está claro que se necesita actuar con firmeza y también con premura pero lo que está en juego no es acelerar la restauración del orden de precrisis sino adoptar rápidas y sólidas medidas que inicien la transformación de la desaforada dinámica concentradora que nos condujo a la crisis.

 

Roberto Sansón Mizrahi

© copyright Opinión Sur, 2013

www.opinionsur.org.ar

 

Ni rendición ni traicionarnos septiembre 20, 2013

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 6:58 pm
Tags: ,

El ajuste salvaje que se presenta como única alternativa para encarar una crisis generada por minorías volcadas a la especulación y al privilegio es una gran mentira. Hay otras mejores opciones pero para materializarlas se requiere de una doble movilización.

Por un lado una masiva movilización social que comienza con el entendimiento de lo que sucede y sus consecuencias, lo cual posibilita organizar voluntades que luego se proyectan en la esfera política.

Por otro lado toca trabajar al interior de la propia conciencia revisando los valores que guían nuestro accionar y como ellos impactan la realidad de todos los días. La codicia, el egoísmo, el engaño, la competencia salvaje, el ninguneo de los otros, la evasión de responsabilidades, marcan a fuego la trayectoria individual y social.

No es sustentable un sistema internacional con algunos países ricos y otros miserables, ni son sustentables países donde minorías privilegiadas concentran los ingresos mientras persisten enormes sectores rezagados o excluidos. Y no es sustentable un planeta donde el exceso de unos (alrededor del 20% de la humanidad) y las necesidades no cubiertas del resto producen un deterioro ambiental de proporciones eventualmente catastróficas.

Toca reaccionar ante la hipocresía de quienes imponen decisiones para proteger sólo sus intereses. Los privilegios que obtienen enervan la posibilidad de colaboración social y global. Es crítica la determinación que puedan ejercer individuos, familias y pequeñas comunidades para encarar estas grandes transformaciones aunque cada quien puede sentir que tamaños desafíos exceden el propio espacio de actuación; que sólo podemos escoger representantes políticos apropiados y darles el mandato de transformar lo que nos agobia. Sin embargo, esto no agota nuestra responsabilidad.

Hay mucho más que podemos hacer en nuestro ámbito familiar y social. Sería terrible concluir que como siento tan insignificante el impacto de mi accionar termino haciendo nada. Estaría convalidando un orden de cosas que nos degrada, resignando la preciada búsqueda de sentido a nuestro devenir y cargando con la angustia que produce rendirnos o traicionarnos.

Roberto Sansón Mizrahi

© copyright Opinión Sur, 2013

www.opinionsur.org.ar

 

No se trata de ignorancia sino de intereses julio 26, 2013

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 5:56 pm
Tags: , ,

El ajuste practicado en Europa no es producto de mentes ignorantes. Lejos de ello, son políticas dictadas para proteger privilegios asociados con la tremenda concentración que acompañó al vertiginoso proceso de globalización; concentración de una escala nunca vista y que, sin embargo, lleva en su ADN condiciones de inestabilidad sistémica. Vaya como ejemplo que las tres personas más ricas de los Estados Unidos poseen por sí solas mayor riqueza que la que, en conjunto, disponen cientos de millones de seres humanos en medio centenar de países del mundo en desarrollo.

Lo que agrava la situación es que la concentración se ha acelerado en casi todos los países del mundo a tasas alarmantes. Uno de los casos más resonantes es Gina Rinehart, magnate de la minería australiana que en un solo año, el 2011, pudo triplicar su fortuna a más de 28.000 millones de dólares y tiende a convertirse en una de las personas más ricas del mundo. Casos más conocidos son los de Carlos Slim en México con una fortuna de 69.000 millones de dólares, Bill Gates con 61.000 millones y otros multimillonarios de la India, China, Rusia, Brasil y Sudáfrica, para sólo nombrar algunos países donde la riqueza se ha concentrado peligrosamente.

El privilegio protege hoy sus intereses haciendo recaer el costo de la crisis por ellos generada sobre sectores medios y bajos. Procuran imponer a rajatabla las políticas de ajuste pero si acaso la reacción popular pudiese forzar cambios en esas políticas, igual detentan suficiente fuerza y habilidad para insertarse en nuevas medidas que busquen eventualmente relanzar el crecimiento.

El proceso de concentración no es un fenómeno natural ni inevitable sino que deriva de una específica forma de funcionar liderada por sectores del capital financiero que ha logrado imponerla como hegemónica. Este proceso de concentración, su génesis, su dinámica, sus implicaciones y consecuencias, ha sido analizado por diversos autores, incluyendo Opinión Sur, pero sus hallazgos sólo se diseminan en dosis homeopáticas ya que quienes controlan medios y editoriales se han cuidado de no darles masiva difusión.

 

                                                                                  Roberto Sansón Mizrahi

                                                                                  © copyright Opinión Sur, 2013

http://www.opinionsur.org.ar

 

Europa: relanzar el crecimiento sobre nuevas bases julio 10, 2013

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 8:03 pm
Tags: , , ,

Por supuesto que hay que relanzar el crecimiento en Europa; son suicidas las salvajes políticas de ajuste que se vienen aplicando. A quién se le ocurre desemplear a 20.000 docentes en España argumentando que no hay recursos y el mismo día destinar 29.500 millones de dólares para evitar la quiebra de Bankia, banco privado dirigido por un ex Director del Fondo Monetario Internacional y anteriormente Ministro de Economía que ofrecía al mundo y a su país recetarios sobre cómo administrar las finanzas y gestionar el desarrollo.

¿Hace falta volver a reseñar los desastres que esas políticas de ajuste han generado en Grecia, España, Inglaterra, Italia y casi todo el resto de países europeos? Lo que sucede en las calles y los custodiados centros de decisión gubernamentales debiera terminar de convencer que Europa necesita rectificar su trayectoria. El presente rumbo castiga a la mayoría de su población mientras que los especuladores financieros lucran con la crisis y emergerán de ella aun más ricos y fortalecidos.

Lo doloroso e indignante es que al relanzar el crecimiento que se propone, el proceso de concentración no se detendrá sino que seguirá consolidándose. Si se trata de restaurar la situación de pre-crisis sólo saldrán temporalmente de un infierno para encaminarse otra vez al mismo destino: aquellos mecanismos que condujeron a la crisis volverán a generar desbalances, inequidad e inestabilidad sistémica.

Esos efectos podrían contenerse por un tiempo si los países aplicasen con efectividad medidas compensatorias para limitar las peores consecuencias del sendero restaurado. Sería una forma de reimplantar el tipo de trayectoria social-demócrata que dio lugar a sociedades con mayor equidad y sustentabilidad pero que fueron igualmente arrastradas a la crisis por la tremenda dinámica concentradora que asfixió el progreso logrado. La dolorosa experiencia de América Latina y África con ajustes salvajes debiera servirles como referencia: sólo al cambiar de rumbo nuestros países lograron entrar en un período de prosperidad como nunca antes habían experimentado.

 

  Roberto Sansón Mizrahi

  © copyright Opinión Sur, 2013

  www.opinionsur.org.ar

 

Ajuste o transformación II junio 8, 2012

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 8:32 pm
Tags: , , , , , ,

El ajuste tiene implicaciones en cuanto a justicia social y distribución del ingreso; en cuanto al papel del capital financiero para imponer hacia dónde se canaliza el ahorro (a especular o a financiar producción); en cuanto a las “externalidades” que hacen a la destrucción del medio ambiente, al desborde del consumismo irresponsable, al daño a la cohesión social, a las amenazas a una efectiva gobernabilidad democrática y a la pérdida de sustentabilidad del propio crecimiento económico.

En cambio, la palabra transformación pasó a representar a otra política socioeconómica que busca cambiar el rumbo y la forma de funcionar de los países y del sistema global. En esta perspectiva, transformación implica avanzar hacia un desarrollo sustentable que combine equidad con crecimiento orgánico, respetando modalidades propias para cada país y ajustándose a las cambiantes circunstancias que caracterizan a toda realidad. Se acepta la responsabilidad fiscal pero basada en la justicia distributiva y en un reparto equitativo de cargas, esfuerzos y resultados. No se entrega el timón de la economía a los mercados sino que se utiliza el poder público para orientarlos en una nueva dirección; una que no reproduzca las desastrosas “externalidades” (en verdad casi inevitables y esperables consecuencias) de la presente forma de funcionar.

Transformación también implica promover valores muy distintos a la desaforada codicia de buena parte del mundo financiero y al ninguneo con que se condena a los segmentos más vulnerables que son nuestras mayorías. Esta visión prioriza el fortalecimiento de la cohesión social que sirve de sustento a una democracia más plena en lo político, social y económico.

Dentro de la transformación hay mucho que ajustar, enmendar, corregir, mejorar, para enriquecer trayectorias y afirmar el rumbo escogido. Pero ese “ajustar” no es el “ajuste” restaurador de un orden de cosas que lleva a recurrentes implosiones, a una creciente concentración económica con su contra cara de desigualdad, pobreza e indigencia.

.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2012
http://www.opinionsur.org.ar

 

Ajuste o transformación I mayo 15, 2012

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 4:33 pm
Tags: , , , ,

En la actual coyuntura global “ajuste” y “transformación” representan muy distintas opciones socioeconómicas. El “ajuste” aplicado por los países europeos se centra en restaurar la dinámica de pre-crisis mientras que otros países procuran transformar la dinámica generadora de la concentración económica contemporánea. Es un espacio conocido el del “ajuste”; en cambio son trayectorias diversas y en proceso de construcción las de la transformación.

Por otra parte, una cierta confusión en el uso de los términos “ajustar” y “transformar” afecta la cabal comprensión de las implicaciones asociadas con tan diferentes visiones. Ocurre que las circunstancias políticas y sociales pueden cargar de nueva significación a ciertas palabras. Así, por ejemplo, cuando una situación se torna insostenible y se impone encarar otro curso de acción, se señala que es necesario un ajuste de rumbo. Pero lo que en verdad importa es si ese ajuste será restaurador o transformador de las circunstancias que generaron los problemas y la inestabilidad que se procura resolver.

Es que a partir del Consenso de Washington para los países del Hemisferio Sur y de la gran crisis contemporánea para Estados Unidos y los países europeos, “el ajuste” se ha asociado con una cierta política socioeconómica: aquella que encara las crisis centrándose en reducir el gasto público y el fuerte endeudamiento del Estado. En ese enfoque, nivelar las cuentas públicas restablecería el “normal” funcionamiento económico, si bien con un inmenso costo social. Desde ahí resurgiría el crecimiento y se retornaría a la plena vigencia y operación de los mercados como ordenadores de las millones de decisiones que se toman cotidianamente en todos los rincones del país y del planeta. Quienes detentan el poder de decisión procuran con estas medidas evitar el colapso de una cierta forma de funcionar y, con ella, de los intereses que la han sostenido y motorizado, en particular, del capital financiero. Poco preocupa que la dinámica económica prevaleciente hubiese generado una tremenda concentración de la riqueza y, por ende, una también enorme desigualdad.

.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2012
http://www.opinionsur.org.ar