Un país para todos

Para eliminar la pobreza y dar paso a un país para todos agosto 20, 2008

Filed under: Desigualdad y pobreza — unpaisparatodos @ 3:04 pm
Tags: , , , ,

Para eliminar la pobreza – sustento de un proceso de desarrollo justo y vigoroso- es imprescindible alinear las grandes políticas macroeconómicas, promover efectivas iniciativas mesoeconómicas, y dar lugar a acciones directas de apoyo a nivel microeconómico. Este esfuerzo debe complementarse con políticas sociales de nuevo cuño que estimulen la cultura del trabajo y el emprendedorismo.

Una variable estratégica es la movilización productiva de los pobres, que implica dejar de ver a la población de bajos recursos como parte del problema, sino como generador de soluciones para abatir la pobreza. En los sectores pauperizados anida una enorme energía increíblemente desaprovechada. El asistencialismo puede mitigar el dolor de quienes sufren pero termina siendo ineficaz para eliminar las causas que originan la pobreza.

Es incongruente pensar que habrá desarrollo nacional cuando sólo unos pocos crecen. Las teorías del derrame nos han conducido a estrepitosos fracasos. Las nuevas soluciones no pueden seguir reproduciendo secuencias teóricas que la realidad no convalida. Los procesos económicos desatan dinámicas de crecimiento y acumulación que, si no son bien estructuradas, pueden tender a ahondar y no a reducir las diferencias. De ahí la necesidad de relanzar sobre nuevas bases nuestro desarrollo: conocimiento de excelencia, creatividad, ser inclusivos y movilizadores de la propia capacidad de generar las soluciones.

No se convoca a compartir esfuerzos sin asegurar que también los resultados serán distribuidos con justicia y efectividad. Un proceso de desarrollo justo y vigoroso es un ámbito donde funcionan los mercados y el Estado regula a través de normas y políticas no discrecionales con capacidad para prevenir o corregir efectos perversos no deseables; donde el funcionamiento económico premia la producción y no la especulación de aquellos que acceden a información o contactos privilegiados; donde se enaltece la cultura del trabajo y se combate la cultura prebendaria; donde se valora el papel y la iniciativa del emprendedor que organiza la producción así como los derechos laborales de los trabajadores; donde se enfrenta con determinación la corrupción económica y política, y donde se lucha con vigor contra la inseguridad ciudadana.

En cualquier proceso es normal que surjan tensiones entre intereses y ópticas diversas: será necesario trabajar para alinear esa diversidad de intereses de modo que las tensiones puedan ser administradas constructivamente. Eso sí, no cabe dar la espalda a los más débiles y vulnerables. El criterio orientador básico de un desarrollo en serio es que sólo con el aporte y la valoración de todos saldremos adelante.

Anuncios