Un país para todos

Motores impulsores de crecimiento marzo 6, 2013

Después de décadas de inestabilidad varios países del Hemisferio Sur hoy crecen a buen ritmo en base a una crucial transformación de su estrategia de desarrollo. Sin aislarse del mundo, lograron ajustar el rumbo impulsando un dinámico crecimiento del mercado interno y de sus exportaciones gracias a la adopción de una serie de políticas y al buen aprovechamiento de circunstancias internas y externas. Pusieron el foco principal en dos poderosos motores impulsores de crecimiento: un fuerte financiamiento de la inversión pública y una más equitativa distribución del ingreso. Al mismo tiempo encararon con inusitado vigor la remoción de factores que venían esterilizando gran parte del esfuerzo nacional; entre otros, la tremenda evasión tributaria, el sobre endeudamiento del sector público, un nefasto predominio del capital financiero y una peligrosa concentración en los medios de comunicación. Todo esto se dio con un contexto internacional favorable debido al fuerte crecimiento de China, India, Brasil y otras economías emergentes, que aumentó significativamente la demanda de varios productos de exportación mejorando precios y cantidades vendidas.

La expansión de la demanda interna fue resultado directo del esfuerzo puesto en mejorar la distribución del ingreso y promover la producción local. Esta mejora implicó que grandes segmentos de la población antes postergados lograsen un mayor acceso al mercado de consumo y que se desarrollasen cadenas de valor generadoras de bienes y servicios de origen nacional que requirieron crecientes volúmenes de fuerza de trabajo, equipos e insumos. Esto se logró a través de la recuperación salarial y el crecimiento del trabajo registrado; redireccionando gasto público hacia educación, salud, saneamiento e infraestructura productiva; asistiendo a pequeños y medianos productores, promoviendo un promisorio desarrollo científico y tecnológico. Este conjunto de medidas generaron una menor conflictividad social, un más estable contexto institucional, mejorando la competitividad nacional.

.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2012
http://www.opinionsur.org.ar

Anuncios
 

Subsidios focalizados, no indiscriminados julio 30, 2012

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 6:10 pm
Tags: , ,

Es importante que los subsidios lleguen a los sectores que realmente los necesitan y no indiscriminadamente a todos. No se trata de cortar subsidios sino de mejorar su asignación y facilitar con ese ahorro en el gasto público que el Estado pueda cubrir otras necesidades de infraestructura social y productiva. Esta medida hace parte y refuerza el cambio de rumbo de un país, impulsa su transformación y su marcha hacia un desarrollo más justo y sustentable.

Podría preguntarse porqué no se aplica desde un comienzo esta política. Las respuestas pueden ser diversas. Por de pronto, es posible que las primeras decisiones hayan sido tomadas en momentos de gran conmoción lo cual puede llevar a acelerar decisiones sin tiempo para despejar ignorancia e improvisación. Puede también ocurrir que se haya querido promover sectores capaces de desarrollar ventajas competitivas sustentables y que hubiesen requerido ciertos apoyos iniciales de modo de poder posicionarse en un mercado global altamente competitivo, tal como sucedió y aun sucede en varios países afluentes. También es cierto que hay fases en el desarrollo de los países donde lo que se requiere sin demora es una inyección masiva de recursos públicos en la economía: es el caso cuando se atraviesa una grave emergencia social o cuando, a la salida de una crisis, es necesario reavivar el mercado interno para apuntalar una incipiente recuperación. Una vez superadas esas circunstancias tocará ajustar las políticas aplicadas e incluso transformar su naturaleza, como cuando al ceder una emergencia social se puede paulatinamente virar de subsidiar el consumo popular hacia financiar el establecimiento de emprendimientos productivos inclusivos.

Las políticas que sostienen un nuevo rumbo no pueden permanecer inmutables; necesitan transformarse a medida que se avanza y toca encarar cambiantes desafíos. Esta constatación, casi una perogrullada, no debiera ser ignorada ya que se arriesgaría trabar el propio proceso de transformación. Con el paso del tiempo y los cambios de circunstancias, hasta las políticas transformadoras deben transformarse.
.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2012
http://www.opiniónsur.org.ar

 

Ajuste o transformación I mayo 15, 2012

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 4:33 pm
Tags: , , , ,

En la actual coyuntura global “ajuste” y “transformación” representan muy distintas opciones socioeconómicas. El “ajuste” aplicado por los países europeos se centra en restaurar la dinámica de pre-crisis mientras que otros países procuran transformar la dinámica generadora de la concentración económica contemporánea. Es un espacio conocido el del “ajuste”; en cambio son trayectorias diversas y en proceso de construcción las de la transformación.

Por otra parte, una cierta confusión en el uso de los términos “ajustar” y “transformar” afecta la cabal comprensión de las implicaciones asociadas con tan diferentes visiones. Ocurre que las circunstancias políticas y sociales pueden cargar de nueva significación a ciertas palabras. Así, por ejemplo, cuando una situación se torna insostenible y se impone encarar otro curso de acción, se señala que es necesario un ajuste de rumbo. Pero lo que en verdad importa es si ese ajuste será restaurador o transformador de las circunstancias que generaron los problemas y la inestabilidad que se procura resolver.

Es que a partir del Consenso de Washington para los países del Hemisferio Sur y de la gran crisis contemporánea para Estados Unidos y los países europeos, “el ajuste” se ha asociado con una cierta política socioeconómica: aquella que encara las crisis centrándose en reducir el gasto público y el fuerte endeudamiento del Estado. En ese enfoque, nivelar las cuentas públicas restablecería el “normal” funcionamiento económico, si bien con un inmenso costo social. Desde ahí resurgiría el crecimiento y se retornaría a la plena vigencia y operación de los mercados como ordenadores de las millones de decisiones que se toman cotidianamente en todos los rincones del país y del planeta. Quienes detentan el poder de decisión procuran con estas medidas evitar el colapso de una cierta forma de funcionar y, con ella, de los intereses que la han sostenido y motorizado, en particular, del capital financiero. Poco preocupa que la dinámica económica prevaleciente hubiese generado una tremenda concentración de la riqueza y, por ende, una también enorme desigualdad.

.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2012
http://www.opinionsur.org.ar

 

Responsabilidad pública y privada abril 3, 2012

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 6:30 pm
Tags: , , , ,

En un contexto de crisis en el que las políticas públicas imponen ajustes y las estrategias individuales de defensa la agravan, operan los intereses de quienes lucran con las dificultades de los otros. Son especuladores y fondos buitres indiferentes a las penurias de la mayoría; mientras cunde el pánico y la incertidumbre, los especuladores hacen su agosto.
El pensamiento hegemónico afirma que no hay otra forma de encarar una crisis pero no es así. Existen otras opciones, ninguna sencilla y todas plagadas de imponderables pero más promisorias: las soluciones alternativas no apuntan a sólo apagar incendios y restaurar el orden de pre-crisis sino que encaran la emergencia procurando transformar la dinámica concentradora que origina la crisis.

Adoptar un nuevo rumbo exige construir una firme base de sustento político y social. Es que habrá que realinear en función de los nuevos objetivos todos los instrumentos disponibles de modo de fortalecer, al mismo tiempo, la marcha del aparato productivo, la cohesión social y la justicia distributiva.

Enfrentados a una crisis, el sector público y las empresas debieran esforzarse por encarar sus dificultades y ordenar sus cuentas no asfixiando la inversión y el mercado interno. El sacrificio que una crisis impone no pasa por ahí: no se trata de reducir el gasto público sino de mejorar su efectividad; no es imponer mayor carga tributaria sino abatir la regresividad del sistema impositivo; tampoco sirve cortar el crédito sino que habrá que reorientarlo hacia la producción en lugar de la especulación. A su vez, aquellas empresas que lideran cadenas productivas tienen la responsabilidad que sus decisiones no impacten negativamente el nivel de ocupación de su cadena de valor.

En una crisis son muchos los actores que procuran descargar sobre los demás su cuota de aporte al esfuerzo colectivo de recuperación. La codicia está presente pero también quienes observan que otros evaden su responsabilidad. De ahí que resulte imprescindible la intervención del sector público con nuevas políticas, medidas regulatorias y, muy especialmente, ejercitando un efectivo control de su cumplimiento.

.

Roberto Sansón Mizrahi
© copyright Opinión Sur, 2012
http://www.opinionsur.org.ar