Un país para todos

Una nueva mirada para entender y derrotar la pobreza. septiembre 23, 2008

Filed under: Desigualdad y pobreza — unpaisparatodos @ 2:34 pm

Una nueva mirada comienza con un cambio de actitud respecto a cómo vemos la pobreza. Ocurre que hoy por un lado la permitimos y la toleramos, y por el otro nos incomoda. De un modo parecido a como ignoramos la calamitosa situación de nuestros hospitales…hasta que nos toca sufrirlos. Tal como negamos la realidad de nuestras cárceles…hasta que padecemos los resultados de su funcionamiento como incubadoras de sistemas delincuenciales agravados. Así como damos vuelta la cara frente a los desnutridos, frente a los desahuciados, frente a los abandonados. Los ciudadanos muchas veces permitimos que esa pobreza exista y se reproduzca. Aún no han calado hondo en el cuerpo social la dramática importancia y las implicaciones que entraña para todos la existencia de este extendido mapa de desigualdades profundas. Pensamos que es un fenómeno que afecta a algunos y a otros no, pero estamos equivocados: nos afecta a todos. No sólo su magnitud se agravó en los últimos años de tal manera que ya toca directamente a una proporción altísima de la población, sino que la parte de la población que aún no es pobre sufre sus efectos de varias formas diferentes.

Por un lado, una masa tan considerable de seres humanos carenciados incide directamente sobre el funcionamiento económico, social y político de una nación. Entre otros efectos, la pobreza masiva repercute sobre los servicios públicos básicos; sobre la carga tributaria que no es compartida; tiene efectos negativos de depresión salarial; de estrechamiento del mercado interno; genera serios problemas de inseguridad al propiciar la aparición de un caldo de cultivo funcional para transgresiones y hechos delictivos; debilita el sistema democrático y promueve anomia social porque amplios sectores no se sienten parte sustantiva de una nación. En definitiva, afecta la convivencia social porque al tolerarse valores de injusticia y extrema desigualdad se debilitan las relaciones de solidaridad y de trabajo pacífico.

La pobreza y la indigencia son quizás los absurdos socioeconómicos más dramáticos, dolorosos y costosos que afectan nuestra existencia. La capacidad productiva que se derrocha al existir este gigantesco universo de desocupados y subocupados es imponente: son millones las personas en condiciones de producir bienes o servicios socialmente útiles que, contra su voluntad, no encuentran formas o condiciones para materializar su potencialidad productiva. Hay una enorme energía social que está desmovilizada y que podría activarse para mejorar el funcionamiento nacional. Al no hacerlo estamos dilapidando un número irrecuperable de oportunidades.

Anuncios
 

La perspectiva macro, micro y meso económica para abatir la pobreza septiembre 17, 2008

Filed under: Desigualdad y pobreza — unpaisparatodos @ 6:39 pm

Hay quienes sostienen que para abatir la pobreza deben utilizarse políticas macroeconómicas como son el gasto público, la política fiscal y la política monetaria. Sin un contexto macroeconómico favorable el esfuerzo por abatir la pobreza se hace cuesta arriba. El financiamiento de la salud, educación, riego, comunicaciones, energía, vivienda y seguridad social es crítico para los sectores pobres. También lo es implantar un sistema tributario no regresivo y asegurar estabilidad de precios y un sistema de intermediación financiera abierto a los pequeños y micro productores.

Si bien estas medidas crean un contexto favorable, muchas veces no pueden ser aprovechadas por la extrema situación carencial en que se encuentran los pobres y por su desfavorable articulación con otros actores económicos. Sin resolver esas otras condiciones el potencial transformador no se materializa. Una política macroeconómica alineada con los intereses de los pobres es entonces una condición necesaria pero no suficiente en la lucha contra la pobreza.

Otros piensan que la pobreza puede resolverse cambiando las circunstancias microeconómicas de los sectores pobres, como ser proveyendo microcréditos, capacitación técnica y asistencia en gestión. Con esto se logra fortalecer su capacidad productiva y desarrollar una cultura emprendedora. Sin embargo, estos esfuerzos suelen ser insuficientes. Su inserción en tramas productivas endebles y las dificultades de acceso a mejores mercados desemboca en pobres resultados económicos, lo cual se agravaría con condiciones macroeconómicas desfavorables. Trabajar entonces sobre las condiciones microeconómicas de los pobres es necesario, pero termina siendo insuficiente para asegurar la superación de su precario nivel de vida.

Hay quienes creen que la pobreza debe abordarse desde la dimensión mesoeconómica, es decir desde la trama o red de relaciones económicas en las que participan los pobres y por las que fluye el conocimiento, la información sobre oportunidades y los recursos económicos que sustentan el proceso de acumulación de los diferentes actores. Mucho puede hacerse fortaleciendo las redes y mejorando la distribución de resultados, pero será difícil lograrlo sin condiciones microeconómicas apropiadas para los pequeños productores y un contexto macroeconómico favorable. Así la acción al nivel de la mesoeconomía es también una condición necesaria, aunque no suficiente, en la lucha contra la pobreza.

Es la acción conjunta a nivel macro, micro y mesoeconómico la que cierra la condición de suficiente en el plano económico. Soluciones parciales pueden aportar lo suyo pero una estrategia unificada de lucha contra la pobreza es el factor determinante para poder abatirla.

 

La correa alimenticia septiembre 8, 2008

Filed under: Alimentos y Biocombustibles — unpaisparatodos @ 7:57 pm

Primera parte:

Los límites del crecimiento

Juan Eugenio Corradi

Este articulo es el primero de una serie sobre la producción global de alimentos y su vulnerabilidad. Esta proviene de una característica básica de toda la producción económica y de sus presupuestos, a saber: que los insumos son inagotables y que la capacidad de consumo y por ende de producción de desechos es también infinita. Estas “cadenas abiertas” de la producción y el consumo se han cerrado. El mundo es finito y hay que cuidarlo.

El agua y la vida.

El gran escritor y humorista norteamericano Mark Twain dijo una vez: “el whisky sirve para beber y el agua para pelearse.” El whisky es un producto de placer y un lujo optativo. El agua es vida, y nos está faltando –por eso la pelea. No se trata de una metáfora, sino de una serie de hechos preocupantes. Veamos algunos:

– A medida que el planeta se caliente, el clima se volverá mas húmedo en algunas latitudes, y mas seco en otras. El cambio de clima dejará a millones de personas sin suministro confiable de agua para beber, regar y motorizar turbinas. Habrá sequía por un lado, e inundaciones por el otro. ( Refererencia )

– El agua escasea cada vez mas en las regiones de mayor crecimiento demográfico –Medio Oriente y Norte de África en particular, intensificando los conflictos entre estados. (Referencia)

– Los dos países mas poblados del planeta –China e India—están agotando sus napas de agua con gran velocidad. A corto y mediano plazo deberán importar el precioso liquido. (Referencia)

– Los glaciares del Himalaya y de los Andes están retrocediendo, y con ellos disminuirá el caudal de los grandes ríos que alimentan. (Referencia)

– La población crece mas rápido en las zonas mas áridas y mas reacias al cultivo. ¿Como hará esta población para comer? Referencia

-En regiones muy ricas, como California, el agua también escasea y disminuye el ritmo del crecimiento económico. (Referencia)

-El riego artificial ha hecho de la árida provincia de Murcia, en España, un vergel de producción de hortalizas para el mercado europeo. Pero el agua para riego se esta agotando, y Murcia involuciona hacia un destino desértico, después de haberse ilusionado con ser la “California de Europa.” (Referencia)

-Israel, otro vergel de irrigación artificial, está agotando sus napas subterráneas y debe recurrir a procesos cada vez mas costos de desalinización. Este enérgico país puede controlar muchas variables geopolíticas, pero no el clima. (Referencia)

-El crecimiento económico vertiginoso está produciendo la extinción masiva de especies animales y vegetales a un ritmo sin precedente. Entre el 30 y el 50% de todas las especies vivientes habrá desaparecido en 2050. (Referencia) (more…)

 

La fuerza política de la inclusión

Filed under: Desigualdad y pobreza — unpaisparatodos @ 1:45 pm

Los esfuerzos de inclusión social y productiva de nuestras mayorías están lejos de ser un ejercicio tecnocrático. Son, ante todo, una decisión colectiva -y en ese sentido política- de construir otro país, más solidario y activo, que sea capaz de enfrentar la injusticia de la pobreza y de producir la base material de una vida digna. Estos esfuerzos representan una oportunidad para vivir con más paz social, sin el oprobio del sufrimiento de muchos ni la vergüenza del resto por no saber cómo actuar.

Un programa masivo para luchar contra la pobreza podría cambiar el mapa político del país. Amplios sectores con indudable peso electoral se movilizarían para sostener sus nuevos intereses y aspiraciones, en la búsqueda de formas institucionales que los representen y contengan. Los diferentes partidos tendrían que salir al encuentro de esas fuerzas emergentes y esa actitud podría ser compensada con nuevos afiliados y electores.

Esto no se dará fácilmente porque es un frente abierto de trabajo creativo que será necesario desandar con inteligencia y habilidad. No es sencillo desarmar los procesos vigentes de exclusión, ya que la transición hacia una sociedad inclusiva implica afectar intereses establecidos. Y si bien la solidaridad es un valor preciado a nivel individual, el pasaje a un sistema socioeconómico que destrabe las energías hoy desaprovechadas de nuestras mayorías acarreará ajustes y transformaciones en varios órdenes de la vida nacional. Todos los actores económicos, sociales y políticos tendrán que reposicionarse en ese nuevo contexto. Es de esperar que las nuevas oportunidades que surjan de un mercado más integrado y de un sistema de gobernabilidad mejor sustentado sean en general bien recibidas, aunque siempre habrá quienes se opongan a ese cambio o deseen dosificarlo para que se produzca muy lentamente.

Para encarar esa resistencia vale establecer una amplia alianza de fuerzas políticas decididas a incorporar los esfuerzos de inclusión en el más alto nivel de elaboración de las políticas de Estado. Los antagonismos sociales no nos han permitido desplegar plenamente el potencial nacional y los resultados están dolorosamente a la vista. Se requerirá de mucha creatividad y liderazgo para encontrar soluciones que vayan desmontando esos antagonismos hasta transformarlos en tensiones legítimas entre diferentes intereses que el sistema democrático logre administrar constructivamente. En verdad, estamos hoy redactando los nuevos contratos sociales para este siglo XXI y no un mero programa de bienestar social. Lo que está en juego es de tal magnitud y trascendencia que hace a la suerte de nuestro propio sistema de funcionamiento político y económico.