Un país para todos

Ni rendición ni traicionarnos septiembre 20, 2013

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 6:58 pm
Tags: ,

El ajuste salvaje que se presenta como única alternativa para encarar una crisis generada por minorías volcadas a la especulación y al privilegio es una gran mentira. Hay otras mejores opciones pero para materializarlas se requiere de una doble movilización.

Por un lado una masiva movilización social que comienza con el entendimiento de lo que sucede y sus consecuencias, lo cual posibilita organizar voluntades que luego se proyectan en la esfera política.

Por otro lado toca trabajar al interior de la propia conciencia revisando los valores que guían nuestro accionar y como ellos impactan la realidad de todos los días. La codicia, el egoísmo, el engaño, la competencia salvaje, el ninguneo de los otros, la evasión de responsabilidades, marcan a fuego la trayectoria individual y social.

No es sustentable un sistema internacional con algunos países ricos y otros miserables, ni son sustentables países donde minorías privilegiadas concentran los ingresos mientras persisten enormes sectores rezagados o excluidos. Y no es sustentable un planeta donde el exceso de unos (alrededor del 20% de la humanidad) y las necesidades no cubiertas del resto producen un deterioro ambiental de proporciones eventualmente catastróficas.

Toca reaccionar ante la hipocresía de quienes imponen decisiones para proteger sólo sus intereses. Los privilegios que obtienen enervan la posibilidad de colaboración social y global. Es crítica la determinación que puedan ejercer individuos, familias y pequeñas comunidades para encarar estas grandes transformaciones aunque cada quien puede sentir que tamaños desafíos exceden el propio espacio de actuación; que sólo podemos escoger representantes políticos apropiados y darles el mandato de transformar lo que nos agobia. Sin embargo, esto no agota nuestra responsabilidad.

Hay mucho más que podemos hacer en nuestro ámbito familiar y social. Sería terrible concluir que como siento tan insignificante el impacto de mi accionar termino haciendo nada. Estaría convalidando un orden de cosas que nos degrada, resignando la preciada búsqueda de sentido a nuestro devenir y cargando con la angustia que produce rendirnos o traicionarnos.

Roberto Sansón Mizrahi

© copyright Opinión Sur, 2013

www.opinionsur.org.ar

Anuncios
 

Hipocresía global, sórdidos intereses septiembre 16, 2013

Filed under: Uncategorized — unpaisparatodos @ 10:27 pm
Tags:

Cuando se trata de resolver la afrenta del hambre en el mundo, las enfermedades, el deterioro ambiental, la agonía de la injusticia y de las adicciones inducidas, no hay disponibilidad de recursos; pero cuando se trata de preservar sórdidos intereses a través de guerras o de financiar el injusto salvataje de desaforados especuladores, entonces aparecen los recursos aunque haya que exprimir a sus propios pueblos o extorsionar a los demás.

Criados en la hipocresía, en la codicia y en el engaño, los portadores de privilegios arrasan con lo que sea para imponer sus intereses; reniegan de la compasión y actúan sin responsabilidad social o ambiental. Los recursos existen cuando sus privilegios están amenazados y se trata de preservar el poder que deriva de ellos. Es lo que hoy sucede en buena parte de los países europeos para salvar a bancos y acreedores que especularon sin consideración para con los demás. ¿Quién puede llegar a creer que los responsables de haber generado tamaña crisis emergerán de ella pobres o indigentes? Absolutamente nadie.

Los canallas se las ingeniarán –una vez más- para transferir los costos de la crisis a las ya cargadas espaldas de familias trabajadoras, a los sectores de ingresos medios y bajos que deberán soportar la desocupación, el recorte de salarios y de servicios sociales, y cargar con la angustia del retroceso mientras observan que la riqueza y los ingresos se concentran aun más.

Intentarán también que paguen por los lucros mal habidos otros pueblos que nada tuvieron que ver con el desenfreno especulativo. Para lograrlo cuentan con sutiles mecanismos económicos de extracción de valor que favorecen intereses y privilegios que no podrían defenderse a campo abierto.

Estamos presenciando una fenomenal transferencia de quebrantos ocasionados por los especuladores financieros hacia el resto de la sociedad europea y nos preparamos en el Hemisferio Sur para resistir los intentos ya iniciados por parte de los países afluentes de transferirnos también a nosotros la mayor parte posible de ese costo.

 

                                                                                  Roberto Sansón Mizrahi

                                                                                 © copyright Opinión Sur, 2013